Analizando los errores más comunes al implementar una iniciativa de Gobierno de Datos I

.

Gustavo Mesa

“Experience is simply the name we give our mistakes”
                                                                Oscar Wilde

El excelente reporte “The 9 biggest mistakes that companies make when implementing data governance (and how to avoid them all)” (Los 9 errores más grandes que las empresas cometen cuando implementan gobernanza de datos (y cómo evitarlos todos)), elaborado por Nicola Askham, me permitió reflexionar sobre estos puntos y su solución, realizando una re-categorización de dichos errores, y aportando algunos comentarios más basados en nuestra experiencia en este tipo de iniciativas.

Estos errores pueden ser agrupados en 3 categorías: 

Necesidad de la iniciativa: qué es lo que impulsa a implementar una iniciativa de Gobierno de Datos.

Liderazgo de la iniciativa: quiénes son los que promueven y llevan a cabo la implementación de la iniciativa de Gobierno de Datos.

Implementación de la iniciativa: cuál es el enfoque que se toma para llevar a cabo la implementación de la iniciativa.

En este artículo nos enfocaremos en la primera categoría.

Necesidad de la iniciativa

Habitualmente existen dos grandes necesidades por las cuales una organización se plantea comenzar una iniciativa de Gobierno de Datos: o bien por cumplir con una normativa impuesta en forma externa (un ente regulador) o interna (observaciones de auditoría), o bien por la adquisición de herramientas tecnológicas que incluyen capacidades para dar soporte a proyectos de calidad de datos, glosario de datos, seguridad, etc. Estas necesidades pueden llevar a cometer algunos errores al momento de implementar la iniciativa que pueden conducir al fracaso y a la pérdida de una excelente oportunidad de disponer de atención y recursos de la organización en estos temas. 

En el primer caso, la necesidad de cumplir un requerimiento puede llevar a la ley del mínimo esfuerzo para satisfacer las regulaciones o el enfoque tipo checklist de ejecutar tareas aisladas que logren cumplir con lo pedido. En estos casos, lo que sucede es que no se accede a los beneficios en el mediano y largo plazo que trae aparejado el correcto gobierno de los datos en una organización. 

Suelen convertirse en tareas tediosas que desgastan el concepto de Gobierno de Datos, lo que provoca que no se logre el cambio a nivel cultural de la organización necesario para mejorar sus prácticas. Para evitar esto es fundamental pensar en que “no hay mal que por bien no venga” e intentar satisfacer las regulaciones obteniendo beneficios para el negocio, aprovechando la oportunidad como impulsor de casos facilitadores que permitan comenzar a introducir el Gobierno de Datos en la organización.

En el segundo caso, si la iniciativa parte por impulso de utilizar las herramientas que se tienen disponibles, existen varios riesgos que enfrentar. El primero es construir la iniciativa alrededor de una solución tecnológica, lo cual no va a permitir el verdadero cambio cultural de la organización a nivel de negocio, dado que es más difícil involucrarla cuando se piensa el Gobierno de Datos solamente como una solución tecnológica. 

Otro riesgo es tomar la implantación de una iniciativa de Gobierno de Datos como proyecto y no como un proceso integral que afecte a las personas, procesos y tecnologías. Por ejemplo, si se piensa que se implementa Gobierno de Datos al implementar un proyecto de calidad de datos para la mejora puntual de algún problema de la organización, se corre el riesgo de que el esfuerzo de construcción se torne obsoleto en el mediano plazo, ya que una vez finalizado el proyecto puntual las soluciones entran en desuso por falta de mantenimiento. 

El ejemplo más claro sucede con los glosarios o modelos de datos. Muchas veces se realiza el esfuerzo por crearlos, pero luego mantenerlos se torna difícil si la organización no ha hecho el cambio en las personas y en los procesos para incorporar dicha práctica, por más que la tecnología esté disponible.

La recomendación para evitar estos problemas es: nunca comenzar por las herramientas, sino por entender qué es lo que se quiere hacer y por qué, en forma de marco conceptual y estrategia respecto al Gobierno de Datos. Luego, si ya se tienen disponibles las herramientas para que ayuden a lograr los objetivos, más rápido se podrán obtener resultados.

En mi próximo artículo: Liderazgo de la iniciativa.

Gustavo Mesa @gmesahaisburu
Ingeniero en Computación
Especialista en Business Analytics & Information Management